0

Parte de la Primera Guerra Mundial Económica, Año 5, Putin llora.

El frente del Mediterráneo se ha trasladado a las playas de Siria. En este caso el objetivo americano no es la Unión Europea, sino Rusia, para lo cual ambos bandos se han unido en contra del mafioso estado ruso, que bloquea en la ONU junto con China, cualquier decisión que pueda arrebatarle un gran comprador de armas. Rusia, que se quitó el yugo comunista con dinero americano y del Vaticano, entregado a manos llenas a los comerciantes rusos del mercado negro, que así se enriquecieron y ahora pululan por el mundo cual Alcapones. Su mejor marioneta es Putin, que ha logrado vencer en la batalla de las urnas y para lo cual ha debido de sudar la gota gorda, es decir ha debido de gastar mucho dinero. Por eso lloraba a lágrima viva. Los observadores internacionales han detectado irregularidades en un tercio de las urnas. No importa, Rusia se lo devolverá con creces. Si hace falta dejará caer a Siria, pero se resistirá todo lo que pueda, cada día que pasa Rusia se enriquece más con todas las armas que necesita el dictador sirio. Los rebeldes sirios reciben dinero americano, pero las armas se las compran a Irán… y ahí está el próximo frente. Israel y Obama ya han pactado que USA protegerá las espaldas a Israel pase lo que pase. Obama le ha pedido tiempo, que no se lance todavía. ¿Esperar? ¿A qué? ¿A que Irán consiga la bomba atómica o sea inminente su consecución? No, Obama, premio Nobel de la Paz, esperará al mejor momento electoral para dejar que Israel ataque y USA le dé la cobertura necesaria. El dinero judío demócrata fluirá cual río por Wall Street. Hillary Clinton se lo debe de haber explicado muy bien, ya que su marido ganó así unas elecciones con otra guerra, esta en Yugoslavia. Puede que no tengamos una nueva guerra mundial, pero el mundo no deja de estar en guerra. Tengan cuidado ahí fuera. La guerra continua.