Notas de la Temporada 33
1

Semana 10: ¡Se sacude el Junior! Un buen comienzo para el fin de temporada.

La semana iniciaba algo triste, el vestuario se encontraba apesadumbrado y algo pesimista. Los pocos psicólogos (Los que quedaron luego de la mala racha de lesiones que obligó a despedir varios para contratar médicos y fisioterapeutas -Gracias HFA-) trataban de levantar el espíritu, la confianza y la moral del equipo luego de la manito recibida ante Johaldinho. La Junta Directiva0 y la Dirección Técnica decidieron, aún pudiendo ser contraproducente debido a la tendencia bastante marcada de algunos jugadores de inclinarse hacia el sector etílico, pactar un amistoso en un país cercano y que brindara un rato de esparcimiento a la plantilla para hacer olvidar penas pasadas y actuales y regresar con ánimos recargados a disputar el partido del fin de semana. Se sometió a votación de la Junta Directiva y la Dirección Técnica, y por mayoría de votos ganó la opción de ir a República Dominicana.

Se barajaron varias posibilidades para ir a jugar. Se intentó en la capital Santo Domingo y en otras provincias costeras como La Altagracia, Puerto Plata y San Pedro de Macorís, con tal de que los jugadores se encontraran en un ambiente similar – o incluso mejor- que el de Barranquilla, y se relajaran con el ambiente festivo al tiempo que pudieran disfrutar de la flora y fauna femenina de la región.  A pesar de todos los intentos, el único club que accedió a jugar amistoso fue el Junior_United, atendiendo tal vez al agrado que les debió haber generado a sus directivas el enfrentar a un club homónimo.

El club con toda su plantilla viajó hacia la provincia de La Vega, situada en todo el centro de la República Dominicana y luego de acomodarse inició el recorrido por la ciudad y se dirigió posteriormente a los relajantes balnearios de Jarabacoa.  Luego del chapuzón y del rato de sol y esparcimiento el equipo regresó al hotel a descansar y preparar el partido amistoso. El día miércoles, la plantilla suplente estaba lista para el enfrentamiento en el Estadio El Monumental, donde acudieron un poco más de 1800 personas que esperaban con ansias el final del juego para disfrutar, en ese mismo escenario, un concierto de merengue y reggaeton con los mejores grupos del momento.

El partido era un trámite para ambos, aunque los dueños de casa, sabiéndose inferiores, apostaron al Contraataque. Junior (El de Barranquilla) abrió la lata a partir del minuto 2 con gol del eterno Hayrettin Salahi y a los 35 minutos ya estaría en ventaja 3-0, marcador con el que terminaría un primer tiempo bien trabajado, con el único lunar de una nueva lesión, esta vez del defensor colombiano Nixon Palomino. El partido en el segundo tiempo seguiría siendo un monólogo rojiblanco; el viejo Salahi anotaría uno más para el 4-0 y Hallgeir Sparby, pasado de revoluciones queriendo demostrar que a su edad todavía es competitivo aunque su condición lo ponga en evidencia, barrería con fuerza desmedida a un rival y se iría a las duchas. El partido terminó y los jugadores tuvieron literalmente que huir antes de que les armaran la tarima encima para el evento siguiente.

Así las cosas, el equipo se encontraba con el ánimo dispuesto a encarar el partido más importante de la temporada ante paisas F.C., equipo que llegaba invicto y sólo había dejado de ganar un partido, precisamente ante Junior y en tierras antioqueñas. Leonardo Gomez iría con un corte más ofensivo, buscando ganar la posesión del balón por bastante margen y tener un ataque alto. La lección estaba aprendida, no se iría a esconder esperando que el rival tomara la iniciativa. Con un 3-5-2 saltó al gramado del Metropolitano y se dio inicio al juego. De inmediato, y como en el partido en Dominicana, Junior abría el marcador a través de Roger Ryterband marcando con una excelente palomita. A partir de ahí, paisas fue engullido por el tiburón, que tocaba y tocaba, no cedía la posesión del balón y creaba opciones de gol. Al minuto 25 ya estaban liquidados los antioqueños con goles de Javier Sabino y Giovanni Gaitán que ponían el juego fuera del alcance de paisas en el mismo primer tiempo, primer tiempo en el que la escuadra rojiblanca rozó la perfección. Los casi 50.000 hinchas aplaudieron al descanso la exhibición de su equipo. El segundo tiempo fue más de lo mismo, aunque Junior levantaría el pie del acelerador y se relajaría más, a pesar de que los hinchas reclamaban más goles. El cuarto llegaría como premio a la persistencia de Marek Muchajer gracias a un tremendo golpe de cabeza y si Ryterband hubiese estado más fino, Paisas se habría ido con una goleada de escándalo. Como diría posteriormente Leonardo Gómez al final del encuentro: “Después del 3-0, ordené al equipo echarse un poco atrás, bajar el ritmo y aguantar más. Entiendo a la fanaticada pero deben entender ellos que tenemos el derecho de ser superiores en el campo, pero no de humillar al rival”.

Así humillados como habían sido los rojiblancos siete días antes, tomaban venganza con el líder de la serie. El panorama es mucho más esperanzador ahora; máxime cuando el enfrentamiento será contra Melmac, equipo sin timonel que juega por cumplir el calendario. La fanaticada está emocionada con el club ya que se ha dado cuenta de su gran potencial, a pesar de no contar con un par de titulares por mala forma. Plantilla y cuerpo técnico esperan que este sea “un buen comienzo para el fin de temporada”.

0

Semana 9: Aumenta el optimismo, pero luego llegan las dudas.

Luego de la muy oportuna victoria ante Camachines en el Metropolitano, en el equipo se sentía un ambiente renovado. Será quizás por haberse sacado la espinita de esa abultada goleada recibida una semana atrás en el estadio Sabachines de Bogotá, además de que el cuadro tiburón se encontraba en zona de no peligro al ubicarse tercero.

El día lunes por la mañana, el equipo se quedó en Bogotá realizando entrenamiento para reacondicionamiento físico de la plantilla que jugó el partido de liga, mientras el equipo suplente realizaba un entrenamiento táctico para aplicar en el partido amistoso de la semana, el cual sería en Eslovenia. El entrenamiento terminó y los jugadores agasajaron al lituano Imantas Požerskas, quien cumplió sus 31 años, arrojándo huevo y harina sobre él, mientras otros llenaban sus zapatos de arena y escondían sus prendas y demás pertenencias.

La idea de las directivas era arreglar un partido en tierras europeas, pero en algún país donde no hubiese jugado Junior. Recordemos el deseo de las directivas de hacer de sus jugadores no sólo grandes en materia futbolística, sino también en lo relacionado con la cultura,  y una de las mejores maneras de hacerlo es, precisamente, viajando. El problema es que ante la confusión que origina lo similar que suenan nombres de países como Eslovaquia y Eslovenia, el club se decidió por este último, olvidando que ya se había jugado un partido anteriormente en estas tierras y no en suelo eslovaco, como era lo que se pretendía.

La plantilla suplente viajó en la tarde del lunes rumbo a Liubliana, haciendo escala en Frankfurt y llegando al aeropuerto de Brnik apenas tres horas antes del encuentro. La plantilla se trasladó en autobus hacia la ciudad de Kranj, donde se disputaría el partido ante el Alpina Žiri, equipo de la cuarta división eslovena. El rival, por lo corta de su plantilla, sólo pudo alinear a 8 jugadores, formando con una 4-3-1. Ante esto, los directivos del equipo esloveno ofrecieron disculpas a sus homólogos del Junior por este contratiempo y arrancaron el partido así, 8 contra 11. Junior, por primera vez en su historia, probaba con un 4-5-1, que a los 30 minutos del juego ya le daba su frutos y lo tenía ganando 2-0, hasta que en el minuto 36 se da la lesión del juvenil Richard Zemen, debido a un desgarro. Leonardo Gomez se mostró preocupado ya que este jugador es el entrenable al que se le está apostando actualmente para revenderlo más adelante y sacarle algún beneficio económico que tanto necesita el club. Luego de la revisión médica se estipuló un tiempo de lesión entre dos y tres semanas.

Así, sin más contratiempos, Atlético se impuso con comodidad 3-0 y regresó a Barranquilla para preparar el importantísimo juego ante Johaldinho, el segundo en la tabla de posiciones, y al cual ya se había vencido en Barranquilla en un partido que se apretó al final. Ahora las cosas serían a otro precio puesto que se disputaría en El Zanjón, en el Valle del Cauca. Leonardo Gomez repitió formación 4-4-2. Johaldinho saldría con su habitual 3-5-2 y su fuerte ataque por las bandas. La posesión del balón estuvo pareja en el primer tiempo, Junior intentaba llegar pero sin claridad y Johaldinho se veía más punzante en su ataque, y fue de esta manera en que, en 30 minutos de juego, Johaldinho ya gozaba con una cómoda ventaja de 3-0 producto de dos errores de la defensa central juniorista y un penal muy discutido y polémico que significó en su momento el 2-0 para los vallecaucanos. El segundo tiempo seguía en la misma tónica, un Junior que quería y no podía y un Johaldinho que, en uno de sus ataques por las bandas provocaría un penal, también muy dudoso, que convirtió y colocó el partido 4-0. El Junior estaba derrumbado y Leonardo Gomez no dudó en meter mano y sacar un defensa por un extremo, apostando a una muy improbable remontada. Junior conseguiría descontar por medio de Kerem Durhan, experto cabeceador. Sin embargo Johaldinho tendría tiempo para ampliar su ventaja y Junior de descontar de nuevo para dejar el partido 5-2.

Fue cuestionado Leonardo Gomez por la prensa Barranquillera, por su actitud defensiva, por su demora al realizar los cambios y por el bajón que ha tenido últimamente el equipo jugando fuera de su casa, ya que ha recibido diez goles en sus últimas dos salidas del Metro. Gomez defendió su planteamiento argumentando que había dado resultado el partido anterior y que no pensó ser tan previsible en este. Recordó que,  de no haber sido por los dos penales injustamente cobrados, el partido hubiera estado para cualquiera.

El problema es que los “hubiera” no existen, y ahora queda Junior con un muy mal sabor de boca, ubicado en el cuarto lugar, a dos puntos de la zona de promoción y por delante al líder invicto de la liga que va a querer asegurar su título desde ya. Muchas interrogantes tienen los aficionados, se vislumbra la posible salida de algunos socios la próxima semana, pero hay que seguir hacia adelante para conseguir el objetivo de mantenerse en Tercera División. El rival de turno es muy peligroso, pero Junior deberá ser más ambicioso y menos timorato si quiere conseguir mejores cosas de las que ha logrado.