Entrevista a Laurín Zorrilla: “Me arrepiento de mi comportamiento de hace algún tiempo”

El delantero vive el mejor momento desde su ascenso al primer equipo. Es titular en Copa Chile, el goleador del equipo y comienza a despegar en su intento por proyectarse hacia el futuro. 

Lleva en el primer equipo sólo ocho meses pero ya ha dado mucho que hablar. Laurín Zorrilla camina con confianza, sus movimientos son certeros y sus declaraciones siempre sacan chispas. Es directo, como en la cancha, y no tiene miedo a nada. Sin embargo reconoce errores, acepta que haber sido catalogado como el mejor canterano del último tiempo y el sucesor natural de Emil Woehrl, le pasó la cuenta.

Tenía 17 años cuando después de despuntar en las inferiores de WagVal dio el paso cualitativo para ser considerado por Emil Woehrl que buscaba talento local para potenciar la juventud del equipo. Su llegada, sin embargo, venía con un costo grande y que no cayó bien en muchas personas: la salida de uno de los mediocampistas ya presentes, y que venían cumpliendo grandes actuaciones. Eran ellos los que habían aceptado el desafío de rehacer el equipo que en ese entonces estaba por el suelo, por lo que sacar a alguno de ellos -tan sólo dos o tres años mayores- parecía una jugada arriesgada.

Woehrl no dudó. Y el damnificado fue Adrians Smits. El volante comenzó a ser relegado a la banca incluso en los amistosos y Laurín Zorrilla tuvo todas las miradas. Con 17 años y mucho talento se plantó en el primer equipo sin miedo alguno y, con la clara preferencia del entrenador, terminó forzando la salida del lituano que por ese entonces se transformó en la venta más cara de la historia del club.

La economía se veía reabastecida y el plantel reforzado por talento propio, algo que se echaba de menos y que Woehrl quería recuperar. La hinchada podía ser recompensada con la ilusión de ver nacer a un nuevo ídolo.

Pero rápidamente las cosas comenzaron a tomar un rumbo insospechado. El mediocampista, que gozaba de mucha prensa y buenos comentarios, fue mal asesorado por su entonces representante. Asegurando que tenían ofertas del extranjero y exigiendo sueldos impagables para un juvenil, la fuga parecía la opción más viable.

La directiva no cayó en el viejo truco del representante que vio como en un principio las aguas se revolucionaban pero lentamente todo volvía a la normalidad y la respuesta del club era clara: si quiere irse, que se vaya, pero que paguen lo que tengan que pagar.

Y así fue como la realidad era otra; no había ninguna oferta sobre la mesa y el jugador terminó quedándose en el equipo, marginado por un Emil Woehrl decepcionado para la falta de lealtad al club, y luego despidiendo a su representante.

Zorrilla tuvo que disculparse con sus compañeros, cuerpo técnico e hinchada y comenzar desde cero. Perdió todas las oportunidades que le habían dado y la confianza del deté que se sintió profundamente decepcionado al ver que su supuesto reemplazo natural tomaba un rumbo totalmente equivocado, influenciado por las malas asesorías.

“Fue una mala época. Era mucho menos maduro y fui mal asesorado. Se me subieron los humos, me creía el mejor y no le había ganado a nadie. Finalmente terminé perjudicando al club y a mis compañeros a pesar de que ellos habían hecho un tremendo esfuerzo por mí” dice con claras muestras de vergüenza.

¿Qué ha cambiado en ti durante estas temporadas?
Cambié hábitos y me hice menos dependiente de las redes sociales. Eso alimentaba el ego. Yo sé que tengo el potencial para ser el mejor jugador de la historia del club, tengo las cualidades, puedo jugar en prácticamente todas las posiciones, pero debo trabajar ya que perdí mucho tiempo haciendo estupideces.

¿Cómo evalúas tu presente?
Estoy feliz porque estoy demostrando lo que soy capaz. Estoy anotando goles, que es lo importante y Emil me ha dado la confianza para ser titular en los partidos de Copa.

Llevas 31 partidos jugados por el club y 12 goles totales. ¿Piensas que puedes transformarte en uno de los grandes goleadores del club?
Estoy convencido de eso. Vine para ser grande y tengo muchos buenos ejemplos de que se puede lograr. Jugar con personas como Matteo y Stefano ayuda para darte cuenta que es posible. Soy joven y sé que puedo hacerlo.

¿Cuales son las posibilidades de WagVal para esta temporada?
Ser campeones, sin duda alguna. Creo que podemos serlo, si seguimos jugando como estamos haciéndolo. No hay nadie que nos pueda detener si estamos concentrados.

¿Y para ti? ¿Hay opciones de superar la Copa Chile y y jugar de titular en la liga, por ejemplo?
Sin dudas. He demostrado que puedo jugar con los dos monstruos de arriba. Y en caso de necesitarme por lesión o suspensión, sé que lo haré increíble.

Te tienes mucha confianza…
Es que eso hace a los grandes jugadores.

¿Qué piensas sobre tu futuro? Crees que vendrán ofertas y terminarás yéndote o que te transformarás en otro ídolo al nivel de Emil?
Eso no te lo puedo responder porque no lo sé. Pero sí seré ídolo, seré uno de esos jugadores que habrá hecho mucho por el equipo y que podrá mirar para atrás con orgullo y decir: “mi parte está hecha”.

 

 

 

 

 

 

 

About cl-wagval