Es el único sobreviviente de aquella nueva camada de jugadores que le dio la mejor etapa de su historia a WagVal. A punta de goles se hizo espacio entre los grandes del club y hoy espera enfrentar un nuevo desafío con mayor madurez y apuntando a recuperar sus mejores registros. 

Cuando Matteo Cotugno llegó a WagVal tenía 23 años y había anotado menos de una veintena de goles en lo que llevaba de carrera. Su llegada se dio en tiempos convulsos y junto a otros jugadores -varios años más jóvenes que él- se le fue otorgando la responsabilidad de comandar una nueva etapa.

Junto a Juan José Bucha formó una dupla letal, siendo él quién comenzó a llamar la atención de la prensa y la hinchada. La historia es conocida y con goles y presencias ha roto varios récords.

Han pasado 6 temporadas y Cotugno es un experimentado delantero pronto a cumplir 30 años. Durante todo el tiempo que ha estado en WagVal ha jugado 140 partidos y es el tercer jugador con más presencias en la historia del club. Además es el máximo goleador histórico del club con 127 goles, algo que le ha dado el estatus de ídolo, sobre todo por decidir quedarse a comandar una nueva revolución, tal como hace dos años.

El capitán, segundo jugador que más veces usó la jineta con 82 partidos, detrás de Hilal (131), se ha comprometido con el técnico y la institución. Es uno de esos jugadores que llega para no irse nunca, tal como Oguz en su tiempo. Pretende jugar hasta que el cuerpo le de, por lo mismo será el delantero centro del equipo y buscará seguir rompiendo récords de goles, partidos jugados y capitanías.

Hoy vive una posición similar. Volverá a ser el referente que deberá guiar con el ejemplo a un grupo de jóvenes jugadores que buscarán cambiar la historia de un club. La hinchada espera volver a ver a la mejor versión de un Cotugno que sólo anotó 5 goles durante la temporada pasada, muy lejos de sus mejores registros.

 

About cl-wagval