El inesperado protagonismo de Pablo Melillán

El defensa chileno, que actualmente es el jugador con más temporadas jugando por WagVal, ha sido bien considerado por Tom Anné y ha tenido el protagonismo que nunca antes pudo gozar. Su presencia en el campo parece inamovible y a pesar de sus limitaciones sigue estando en la oncena titular, sumando partidos que lo encumbran hoy como el quinto jugador con más partidos en la historia del club. 

Pablo Melillán tiene 27 años. Fue ascendido al primer equipo desde la cantera cuando tenía solo 17 años. Y desde entonces, con todos los cambios habidos y por haber, ha logrado permanecer en el plantel. Ha visto pasar a Oguz Hilal, Emil Woehrl, James Ruiz y ahora Tom Anné. Es precisamente este último quién le ha dado la oportunidad de su vida, una que parecía no poder ocurrir.

Y es que Melillán no ha sido un jugador de muchas oportunidades. Fue la última camada de defensores de la generación de Alcota, Luengo y Mellado, sin embargo debido a los constantes cambios directivos y administrativos su potencial no pudo aprovecharse y no fue parte del constante entrenamiento que el equipo entregaba a jóvenes defensas. Quedó en el equipo casi que por defecto y siempre se mantuvo a pesar de los dos profundos cambios que hubo desde su subida al primer equipo.

Desde entonces ha jugado 125 partidos. La mayoría de ellos amistosos, pero no deja de ser interesante aquella cifra que hoy lo ubica como el quinto jugador -junto a otro histórico, Gary Medel- con más participaciones en la historia del club.

Pero para Melillán el triunfo es otro. Desde que Tom Anné asumió el control técnico del club ha sido titular indiscutido, incluso sobre Medel que ha tenido que ver cómo las nuevas incorporaciones vuelven a sacarlo del equipo. Y lo más probable es que con Melillán ocurra lo mismo. Una vez se analicen los flancos débiles del equipo, seguramente se traerá un defensa con mayores pergaminos que el chileno y su condición de titular se verá truncada para volver al equipo de los amistosos. Sin embargo Melillán aprovecha el momento y no se desespera. Sabe que con su edad no puede mejorar en demasiados aspectos, por lo tanto intenta ser una garantía.

No hay que mirarlo en menos. Al fin y al cabo él es gran responsable de que en tres partidos de liga el equipo no haya recibido goles. Melillán se muestra fuerte atrás y por ahora no hay nadie que lo mueva.

About cl-wagval