Sustituciones condicionadas

Existen dos tipos de sustituciones, las obligadas, por una lesión y las condicionadas, que podemos programar nosotros, bien para sustituir a un jugador cansado en un minuto en particular, bien para cambiar a una formación más ofensiva si vamos perdiendo, etc.

 

En este apartado vamos a tratar sólo las condicionadas:

 

En cada partido, el máximo de sustituciones que se pueden programar son 5. Si tenemos más de 3 órdenes que necesiten sacar un nuevo jugador al campo, sólo se ejecutarán las 3 primeras. Si las otras dos son cambios de comportamiento, pasar de normal a ofensivo por ejemplo, esas también se ejecutarán.

 

En la preparación de un partido es muy importante panificar las sustituciones, ya que pueden cambiar el signo de un partido, ya sea por ir ganando o por lo contrario.

 

¿Cuáles son las más importantes?

 

1ª Recuperarse de una expulsión.

Imaginemos un partido donde luchamos por la posesión, si nos expulsan un inner, estamos ante un problema muy gordo. Debemos ver que línea podemos sacrificar para sacar un jugador de esa línea y meter el inner reserva en el mediocampo. Debemos usar la pestaña de Sustituciones/Ordenes y dentro de ella usar condiciones avanzadas. Ahí tenemos la opción de tarjeta roja a un inner. Pinchamos un lugar de inner (que estará ocupado si jugamos con 3) y si ocurre durante el partido, HT lo colocará en el hueco vacante, es bueno poner en cualquier minuto, ya que no sabemos cuando puede ocurrir la expulsión. Igual para un delantero o un defensa, todo depende de que línea queramos proteger.

 

¿Qué jugador es mejor para poner en las sustituciones en este caso?

 

Lesionado Sustituto 1ª Opción 2ª Opción 3ª Opción 4ª Opción
Portero Portero Defensa Medio Extremo Delantero
Defensa Defensa Medio Extremo Delantero Portero
Medio Medio Defensa Extremo Delantero Portero
Extremo Extremo Delantero Medio Defensa Portero
Delantero Delantero Extremo Medio Defensa Portero

 

Remontar un partido que voy perdiendo

En este caso, debemos potenciar el ataque y/o el mediocampo. Pasar extremos normales a ofensivos, meter más delanteros, inners en ofensivo, etc. En este caso hay que ir poco a poco ya que HT nos permite poner a partir del minuto y no ir a lo loco. Podemos comenzar con los cambios más suaves al principio de la segunda parte, y si no surten efecto, ir subiendo la intensidad al final del partido.

 

Estilo ultradefensivo

Vamos ganando y queremos conservar el resultado. Debemos potenciar la defensa y el mediocampo (que le quita ocasiones al rival). La línea a perjudicar es la delantera.

Extremos que estuvieran en ofensivo, pasarlos a normal, Poner más defensas, pasar inners a defensivos (el mismo jugador u otro), etc.

Como en todo, no hay que ir a la tremenda, un ejemplo:

[q]Cambiar delantero por defensa “si voy ganando por más de 1 gol” en el minuto 60, y el mismo delantero por el mismo defensa “si voy ganando” en el minuto 75. De esta manera damos algo de tiempo a marcar más goles porque en principio somos superiores, pero si las cosas van justas aun podemos amarrar el partido en el minuto 75[/q]

 

 

Reservar titulares o aumentar entreno

Imaginemos que entrenamos defensa (jugando 3-5-2) y el partido va de cara, ya que vamos ganando. Una instrucción del tipo: “Si voy ganando por más de 2 en cualquier minuto, cambio de un extremo por un defensa, y cambio de un delantero por un defensa”. Pasamos a jugar de una 3-5-2 a una 5-4-1, entrenando unos minutos a dos defensas más, pero lo hacemos con tres goles de ventaja.

 

Igualmente podemos “proteger” a los titulares de una posible lesión una vez el resultado está de cara. Cuidado en este caso que sí es conveniente poner minuto, ya que si le damos demasiado tiempo el rival puede darnos la vuelta al resultado.

 

Cambiar zona de ataque

Imaginemos un rival que unas veces tiene una defensa central muy fuerte y otras las defensas laterales. Como no sabemos como nos va a jugar, planteamos el partido para atacarle las dos. Comenzamos el partido atacando su defensa central, con extremos hacia medio para potenciar el medio. Si en el minuto 45, no vamos ganando, pasamos los extremos hacia medio a ofensivos y los delanteros normales a hacia lateral. Otra opción sería pasar a los delanteros a defensivos para no perder tanto mediocampo.

Si vamos ganando, los cambios no se realizan, ya que posiblemente hayamos acertado al atacar el centro.

 

Jugar contra un rival de defensa asimétrica

Se trata de un rival con una defensa lateral muy fuerte y la otra floja. ¿Cuál nos va a sacar como floja? No lo sabemos. Salimos con un extremo en ofensivo y el otro Hacia Medio. Si en la segunda parte no vamos ganando, pasamos el extremo hacia medio por uno ofensivo, el otro pasa de ofensivo a hacia medio (los mismos u otros jugadores) y el delantero de ese lado donde vamos a atacar ahora hacia lateral. Los cambios hay que hacerlos de forma paulatina, ya que podemos poner a partir del minuto X.

 

Matizaciones

 

  • Nada es gratis en HT. Potenciar una zona supone una desmejora en otras, luego hay que pensarse mucho que es lo que se hace.
  • Para poder pasar jugadores de ofensivo a hacia medio, por ejemplo, los jugadores deben de tener varias habilidades, los híbridos son fundamentales.
  • Realizar una sustitución nos deja un hueco libre en el banquillo, que si después necesitamos, por una lesión por ejemplo, no está. De ahí la importancia de poner minutos y no hacerlo demasiado pronto para no maximizar los riesgos. Atención si las sustituciones son tres, ya que entonces en caso de lesión jugamos con uno menos.
  • Otra cosa a tener en cuenta es que las sustituciones programadas en el mismo minuto quedan “asociadas” de modo que si una de ellas no se puede ejecutar (por ejemplo, por una roja a un jugador implicado), todas ellas se cancelan. Eso puede hacernos programar sustituciones, por ejemplo, en el minuto 70 y 71 para evitar este efecto adverso, aunque depende de lo que nos interese en cada caso particular.

Curiosidad:

Supongamos que jugamos con una 3-5-2 y nos expulsan un inner. Pongamos dos casos distintos:

a) Tenemos previsto esto, y tenemos una sustitución condicionada para quitar un delantero y poner otro inner (por ejemplo). Pasamos de jugar una 3-5-2 a una 3-5-1. Esta última formación no la tenemos entrenada y puede darnos confusión.

b) No lo tenemos previsto y no hay sustitución condicionada para este caso. Pasamos de jugar con una 3-5-2 a una 3-4-2. Esta última no la tenemos entrenada, pero no nos dará confusión. Es como si el motor “comprendiera” que juegas una formación no entrenada por causas ajenas a tu voluntad.

Hay que recordar que en el caso a), el lugar donde se pone el reposicionado, cuando lo pongamos estará ocupado, si el que es expulsado es otro de los inner, el motor colocará al sustituto en el hueco, aunque no sea el que nosotros pusimos (hay que poner “en caso de expulsión de un inner”).

 

 

About segedano63