ZC11: Epico pase a semis

Triunfo de prestigio ante un rival dificilísimo como Seta. El partido se ganó desde la pizarra, llevando la táctica al extremo, arriesgando y esperando que la diosa fortuna nos diera el empujón necesario. Estudiamos muy bien al rival en la previa y sabíamos como teníamos que jugarle para maximizar nuestras escasas opciones de pase. Salimos con una 541 con CA y ataque monobanda esperando encajar algún gol y poder empatarlo para forzar la prórroga y los penaltis.

La primera parte se saldó con una ocasión fallida para cada equipo y la segunda mitad comenzó igual, con dos ocasiones para Seta y nuestra réplica al CA. El empate sin goles continuó hasta que en el 80′ Levoniemi, que había salido cinco minutos antes por Ampelas (renunciando al balón parado), marcó de evento de rápido y puso el 0-1, que a la postre sería definitivo. Por supuesto el evento de inexperiencia hizo su aparición habitual en estos casos, pero esta vez en el 89′, sin tiempo de lamentar desgracias.

Se trata de la primera eliminatoria que ganamos en tres temporadas y la segunda en seis, un resultado que el equipo necesitaba tras una gran travesía por el desierto. Tras llegar a cuartos de auténtica carambola no esperábamos llegar tan lejos y con este resultado tenemos pie y medio en la DC9, ya que en principio nos bastaría con no quedar últimos de grupo en la TC4. Lo cierto es que el equipo ha comenzado la temporada como un tiro: semis en la ZC11, R3 en copa y los 6 primeros puntos en liga.

Las semifinales se presentan bastante interesantes y abiertas tras la caída de tres de los favoritos al título. Además de Seta también se vieron sorprendidos Tragedia (0-2 ante Nyecks) y Tutu (2-4 ante Snarkianos). De los cuatro primeros de grupo, todos con unos inmaculados 9 puntos, solo Galutos consiguió el pase a semis (3-2 frente al debutante Numancia), donde se las verá con Nyecks. Nuestro rival en la penúltima ronda será Snarkianos. La forma mas breve de describirle es decir que es Seta puesto del revés: mismo mediocampo pero con los niveles de defensa y ataque intercambiados. Esto lo hace aún más difícil si cabe para nuestro equipo pero llegado a este punto tenemos que soñar e intentarlo. Quien sabe cuanto tardaremos en volver a estar entre los cuatro mejores de un torneo.